Club Náutico de Carrasco y Punta Gorda

Reseña Histórica

Corrían los primeros años de la década del 30 y un grupo de vecinos “descubrieron” la belleza inigualable que significaba la costa a la altura de lo que es actualmente la Playa Verde. Los fines de semana sobre todo, los pocos lugareños que había veían aumentado considerablemente su número con personas que en busca de solaz y esparcimiento, llegaban hasta ese sitio para disfrutar de días inolvidables de playa y sobre todo de pesca.
Fue así que naturalmente se formaba grupos de personas que, unidos por un denominador común, fueron forjando una amistad que pronto se amplió a sus familias.
De aquí a la idea de materializar lo que había sido una asociación natural medió muy poco. Pensaron en formar un sitio en donde con sus familias tuvieran las comodidades esenciales para poder reunirse, guardar sus enseres de pesca y disfrutar plenamente lo que la naturaleza les brindaba.

La designación que le dieron el Dr. Carlos Romay, vecino de la zona, Carlos G. Seré, Valentín Aguerrondo, Agustín Bianchi, Antonio Rico y otros participantes de estas reuniones fue de “Comité Pro-Deprotes La Verde”, haciendo alusión, evidentemente, al lugar donde se reunían habitualmente: Playa Verde.

antigua 5 En Julio de 1932, con la colaboración del Batallón de Ingenieros Nº 1, se efectuaron los desmontes de la zona rocosa inmediata a donde se construiría el espigón.  La obra finalizó a fines de Enero de 1933 y consistió en un muelle de 40 metros de largo por 2 de año, que sirvió, además, de atracadero de las chalanas. De inmediato se construyo un refugio para las embarcaciones y un depósito para los enseres de pesca. Ya para entonces la zona adquirió otra fisonomía.
Se comenzaron a construir residencias que eran utilizadas en la época veraniega. Pero el “Comité” tenía miras más ambiciosas.

En Noviembre de 1933 se terminó la construcción de la que sería la primera sede de nuestro Club. Sólo faltaba ahora formalizar esta asociación que tanto había hecho en tan poco tiempo, y precisamente el 2 de Diciembre de 1933 se realizó una Asamblea en la cual se designó Socios Fundadores a todos aquellos que figuraban en el Registro Social al 31 de Marzo de 1933.

La primera Comisión Directiva estuvo constituida de la siguiente manera:

Presidente: Dr. Carlos Romay
Vicepresidente: Sr. Rómulo Boni
2º Vicepresidente: Capitán Alfredo Da Silva
Secretario: Sr. Juan Roberto Seitone
Pro Secretario: Sr. Antonio De Luca
Tesorero: Sr. Alberto De Median
Vocales: Sr. Isaías Pesce
Sr. Francisco E. Campodónico
Sr. Enrique S. Rey
Sr. Dionisio Pinedo
Sr. Héctor De Medina

No podemos continuar este relato sin detenernos un momento a reflexionar acerca del significado que a través de los años han alcanzado los fundamentos de nuestra Institución.
De la mayoría de ellos sólo nos queda su recuerdo, pero sí será imperecedero todo lo que nos han dejado y esencialmente el invalorable ejemplo de cómo se debe oriental la conducción directriz para alcanzar las metas más ambiciosas.

Y así llegamos a Julio de 1938, en donde fue electo el Sr. Manuel Güelfi. En este ejercicio se reformaron parcialmente los Estatutos y en Asamblea realizada el 15 de Abril de 1939, se aprobó un Plan General de Obras que tenía como fin el de construir el nuevo edificio social y el techo de la Cancha de Bochas, entre otros proyectos no menos importantes.

Las actividades deportivas, sobre todo las Bochas, la Pesca y las náuticas, comenzaron a destacarse con relieves propios. El Yachting realizó en Mayo de 1938 una regata disputándose las copas “Comisión Nacional de Turismo”, “Club Náutico Carrasco y Punta Gorda” Y “Las pipas”, con más de 90 participantes, lo que habla del éxito alcanzado.

En Junio de 1939 fue reelecto el Sr. Güelfi, quien permaneció en el cargo hasta Junio de 1943. En este ejercicio comenzó en Bochas, a nivel de socios, la disputa de la Copa “Baldomero Tellechea”.

El 19 de Diciembre de 1942 se inauguró el edificio de la Sede Social, alcanzando la fiesta de inauguración relieves que por su trascendencia y las selecta concurrencia no fue, a través de los años, posible emular.
Entre otras personalidades concurrió el entonces Presidente de la República Gra. Arq. Alfredo Baldomir; el Intendente Interino Gral. Pedro Onetti: el Intendente Electo Ing. Juan P. Fabini, para nombrar algunas personas destacadas.

Esta obra de la cual disfrutaron todas las generaciones hasta el presente se debió, como siempre, al esfuerzo sin límites de todos, pero debemos significar que “el padre espiritual” de la misma es el Sr.  Manuel Güelfi.

El Sr. Pablo Scrigna asumió la Presidencia en Junio de 1943, quien continuó con la filosofía de las anteriores directivas, mejorando las instalaciones de la Sede e inaugurando, más exactamente, el 25 de Diciembre de 1944, las canchas de tenis del Club.
A su pedido se designaron con los nombres de Baldomero Tellechea y Manuel Güelfi las canchas de bochas 1 y 2 y se agrega a la disputa de la Copa “Baldomero Tellechea” la “Manuel Güelfi”, competencias ambas que serían por muchas años tradicionales.
Es interesante destacar que por negativa de la Intendencia Municipal de Montevideo, no se pudo concretar el techado de las canchas de bochas, para el que contaba con donaciones de los asociados, por lo que se les reintegró el dinero, donando los contribuyentes los intereses acumulados con los que se mejoró la iluminación de las canchas abiertas existentes.

El Sr. Ramón Silveira fue electo en Julio de 1951, manteniéndose en el cargo hasta Junio de 1955. Durante los dos períodos al frente de la Institución, dio un impulso de gran importancia a las actividades deportivas. Se realizaron muchas competencias interclubes en Voleibol, Básquetbol, Tenis de Mesa y Fútbol, además de concursos de pesca.
En obras se culminaron las instalaciones que bordean las canchas de básquetbol y voleibol y se logró la autorización para el techado de las canchas de bochas, siendo el proyectista el Arq. Juan A. Scasso, iniciándose la construcción de la referida obra, dotando al Club de dos canchas de bochas que hasta la fecha no han podido ser superadas por su concepción y confort, dado que incluso tienen calefacción central. Además, se construyó la pérgola y se amplió la terraza al aire libre. Debemos destacar la invalorable colaboración y conocimientos que prestara nuestro consocio Sr. Juan Corti en la construcción de dichas obras.

Las fiestas y reuniones bailables adquirieron extraordinaria concurrencia, aun teniendo en cuenta la caótica situación política-mundial que se vivía en el mundo y de la cual no nos encontrábamos ajenos. La fiesta del 25 de Agosto  tuvo momentos gratísimos en donde la palabra del Dr. Tabaré Regules dejó huellas imborrables.

En el primer año de este ejercicio falleció el Dr. Carlos Romay, quien fuera fundador del Club, su primer Presidente provisorio y luego Presiente de la primera Comisión Directiva que se eligiera.
En Julio de 1945 asume la presidencia de la Institución el Sr. Enrique Giordano, desempeñado tan alto cargo hasta Junio de 1947. este ejercicio se caracterizó por una conducción austera, dadas las dificultades que se vivían en el país como consecuencia del conflicto mundial. Aún así se mantuvieron en toda su vigencia todas las actividades, y con el esfuerzo directriz, se logró incluso, recuperar gran número de socios.

Luego hubo un corto período, desde Julio de 1947 a Enero de 1948, en el que ejerciera la presidencia el Sr. Arturo L. Michel, y que por razones de salud abandonara la misma. Ante renuncia colectiva de todos los miembros se convocó a Asamblea General a fin de elegir nuevas autoridades, las que asumieron sus funciones en el mismo mes (Enero de 1948), siendo electo nuevamente el Sr. Manuel Güelfi, desempeñando el cargo de Presidente hasta Junio de 1951.
En este ejercicio falleció quien fuera un distinguido dirigente y Secretario General, el Sr. Lucas Rodríguez Blanco.
Como detalle anecdótico se realizó un festival de ciclismo prestigiado por la Federación Uruguaya de Ciclismo para menores y mayores, alcanzando el triunfo respectivamente nuestros consocios Sres. Raúl Tringolo y Julio Fábregas.
Debemos resaltar el auge que alcanzaron los Juegos de Salón bajo la conducción del distinguido asociado Ing. Enrique R. Penadés. Asimismo los torneos internos de Bochas alcanzaron en las canchas descubiertas gran relieve.

En Julio de 1955 fue electo el Esc. José V. Longo, quien ya se había desempeñado brillantemente en anteriores directivas como Secretario General del Club en varias oportunidades. En este ejercicio el mantenimiento y  conservación de las obras realizadas fue primordial preocupación de la Comisión Directiva, sin perjuicio de que se construyó un campo de deportes para menores y se inauguró la ampliación del Salón de Fiestas del Edificio Social y del Salón de Juegos de la Cancha de Bochas. En este ejercicio comenzaron las gestiones ante la Intendencia Municipal de Montevideo para la construcción del Gimnasio, Cancha de Pelota y Piscina de Natación, planificadas por nuestro consocio el Arq. Gonzalo Rodríguez Orozco.
Hubo que lamentar en este período el fallecimiento del Sr. Enrique Giordano y del Sr. Boragno, quienes brindaron gran parte de sus vidas al progreso y engrandecimiento del club.

Ya nos encontramos en Julio de 1959 y el Esc. Juan Carlos Viapiana asume la presidencia, la que desempeñara ininterrumpidamente por tres períodos consecutivos o sea hasta Junio de 1965, marcando un record de permanencia en tan alto  cargo. A comienzos de este período directriz se caracterizó por promover intensamente las actividades deportivas y en la actividad interna, la de mayor significación fue la realización de los primeros Juegos Nautiquenses. Esta competencia, que salvo excepciones, se ha realizado anualmente, es una pequeña olimpíada en la cual nuestros asociados desarrollan las más variadas actividades, teniendo en nuestra masa social un beneplácito indudable, ya que permite, además de exaltar las cualidades innatas, la de estrechar los vínculos de la amistad ente toda la familia Nautiquense. El Yachting, la Motonáutica y la Pesca continuaron su carrera ascendente de aceptación entre nuestros asociados.
Durante este período, que fue pleno de realizaciones, como que nada menos se inauguró la Pileta abierta y se comenzaron las obras del Gimnasio Cerrado, que pronto sería una hermosa realidad coincidentemente con un aumento significativo de nuestros asociados. Las reuniones sociales, los tradicionales bailes del 25 de Agosto, Fin de Año, así como los Drinks de los domingos de tarde, marcaron una época difícil de igualar.

Y lle gamos a Julio de 1959, en el que resultara electo el Sr. Ricardo Colominas, desempeñando tan alto cargo hasta Junio de 1967. El incremento de nuestros socios continuó en forma significativa, por lo que la Comisión Directiva, mediante una adecuada gestión administrativa y contando con una colaboración estrecha de las distintas sub-comisiones, pudo mantener e incluso mejorar el nivel de las actividades así como la atención a los socios.

El 8 de Diciembre de 1966 se inaugura, con la presencia del entonces Consejo Departamental de Montevideo, el Gimnasio Cerrado.
Expresar la importancia de la cristalización de esta obra y sobre todo la relevancia que su puesta en marcha significara para nuestra Institución, se obvia: pero sí debemos expresar lo que representa en otros aspectos. Es el resultado de la visión y sobre todo del esfuerzo de decenas de dirigentes, colaboradores y asociados que mancomunándose, no omitieron esfuerzos para lo que en un principio se pensaba sería una utopía. Con el Gimnasio nuestro Club alcanzaba a nivel nacional un sitial preponderante.

En Julio de 1967 asume otra vez la Presidencia el Esc. Juan Carlos Viapiana, quien permanecerá hasta Junio de 1973, reiterando aptitudes para tan alto cargo, mejorando los servicios existentes y realizando obras de mantenimiento de real importancia. Asimismo, las reuniones bailables tradicionales (25 de Agosto, Fin de Año, Carnaval) así como los Drinks de los domingos, alcanzaron real jerarquía.

En el período siguiente asume la Presidencia el Dr. Juan J. Silva Delgado (Julio de 1973) quien es reelecto permaneciendo en dicho cargo hasta Febrero de 1976. Es obvio destacar la conducción que tan distinguido asociado le diera a la Institución. Pese a las dificultades financieras que existían se realizaron obras de real importancia como la iluminación de una cancha de tenis, de básquetbol, de baby fútbol y frontón.

En Febrero de 1976 y por situaciones coyunturales, asume la Presidencia el Arq. Luis Raffo, quien se había desempeñado hasta ese momento como Vicepresidente, permaneciendo en el cargo hasta Junio de 1977. Pese a enormes dificultades como fue la de integración del Consejo Directivo, con una austera dirección se alcanzaron metas importantes como lo fueron el reacondicionamiento de la Sede Vieja trasformándola en un salón de fiestas de alternativa con grandes posibilidades, se construyó otra cancha de tenis y obras de mantenimiento de real destaque.

En Julio de 1977 accede a la Presidencia el Sr. Sebastián Buquet, quien se encuentra ligado a nuestros colores desde su infancia y que en varias oportunidades ocupara distintos cargos en otras tantas directivas. Su gestión fue encaminada, dentro de las limitaciones que la evolución económica del Club lo permitían, a mantener el nivel de las actividades sociales y deportivas, procurando, además, brindar al asociado una mejor atención en cuanto a los servicios que recibía del personal, habiendo innovado en cuanto a las normas administrativas internas y logarnos en gran parte su objetivo.
Durante este período se acoge a los beneficios jubilatorios, culminando una trayectoria de más de 40 años al servicio del Club, el Sr. Eliseo Balbi.
Durante este período se produjo se produjo el lamentable fallecimiento del Esc. José Rey Palermo, quien se encontraba, por licencia del titular, en ejercicio de la Presidencia.

En Julio de 1979 asume la Presidencia el Sr. Aldo Olivar, quien es reelecto siendo el acutal Presidente de la Institución. En este período se alcanzaron logros largamente esperados como lo fue, por ejemplo, la concesión de una franja de terreno contigua a La Mulata en donde se construyó una cancha de Baby Fútbol de medidas reglamentarias dotada de iluminación; se construyeron cuatro canchas de tenis de piso duro y se iluminó otra cancha de tenis; se ampliaron los techos de embarcaciones en varadero y se construyó un local para uso de la Prefectura. Debemos expresar que en el predio ocupado anteriormente por la vieja cancha de fútbol así como el obtenido en La Mulata, pasaron, por resolución de la Intendencia Municipal de Montevideo a integrar, en usufructo, el patrimonio de la Institución.
En este lapso, más concretamente el 7 de Noviembre de 1980, se realizó el Primer Festival de la Cerveza, en el que hizo su reaparición la Troupe Nautiquense nacida hace más de 30 años.

La TROUPE NAUTIQUENSE surgió hace más de 30 años cuando un grupo de socios, amantes de la música y las canciones e influidos por aquel grupo señero que nos deleitaba a todos, que era la Torupe Ateniense, tuvo la idea de formar una revista musical sencilla.
Así fue que en el sólo acompañamiento en el piano de Teddy Lascano, e integrada con Nenucho Cuño (después fue triunfador cantando lírico), los hermanos larguero, Coco Sierra, Piquito Ruegger, Julio Fábregas, Bebe Molfino, Ricardo González, Yeye Alfaro y Pito Lopretti realizaron varias actuaciones que, por tratarse de la primer experiencia, no pudo ser más alentadora. Sin embargo, por distintos motivos las mismas fueron efímeras.

Luego de 13 años, o sea en el año 1964 reaparece, ahora más formal y galana. Por su supesta, los temas y los cantnantes eran, en muchos casos, nuevos. Su integración fue la siguiente: Jorge Aiello, Pedro Esponda, Luis Delgado, Gustavo Benedetti, Carlos Bavosio, Juan J. Mendaro, Rafael Abella, Upa Mendaro, Juan R. Mendaro, Nelson Píriz y Pito Lopretti, Actuaron también Yeye Alfaro, Miguel Riquero y Hugo Buccino. En esta oportunidad las actuaciones alcanzaron gran éxito. La parodia del Dr. Ben Casey gustó mucho y un tema que quedó grabado  y que sigue SINDO a través de los años uno de los temas preferidos “Luna de Miel en Ferrocarril”, permanece siempre en nuestra memoria.
Al año siguiente se repite el suceso y se agregan algunos nombres más, como el de Julio Soria y el de Pedrito Novi pero con libretos inéditos. Acompañaron musicalmente Upa Medado y Pito Loretti en guitarra.

La Troupe se toma un descanso y reaparece en 1973, agregándose al elenco Walter De Pedro, Daniel Bruno y el Negro Peluffo. El éxito se reitera con nuevas parodias y canciones y con u cuadro muy bien logrado de rondas infantiles, donde intervenían una cantidad de niños con los que se logró un matriz distinto. En esta oportunidad la orquesta “Los Gigantes” tuvo a su cargo el acompañamiento musical. Se produce un nuevo “impasse” en la actuación de la Troupe que reaparece en noviembre de 1980 con nuevos bríos. Ahora luciendo llamativos vestuarios y con una preparación esmerada, bajo la Dirección de Pito Lopretti nos vuelven a regalar, en memorables actuaciones, momentos muy felices. El grupo lo integraron Angel Castagna, Carlos Fiorini, Jorge Aielo, Álvaro Rodríguez,  Pepe González, Tito Núñez, Julio Soria, Rafael Abella, Pito Lopretti, Fernando cabano, Heber Rivas, Juan J. Mendaro, Juan R. Mendaro y Alberto Bessio. Los libretos fueron de sus integrantes, menos la parodia que fue escrita por Carlos Modernell y Pito Lopretti. Contaron, además con la colobración de varios asociados en los que destacó la presencia de Bocha Currotto.

Las fiestas y reuniones bailables adquirieron extraordinaria concurrencia, aun teniendo en cuenta la caótica situación política-mundial que se vivía en el mundo y de la cual no nos encontrábamos ajenos. La fiesta del 25 de Agosto  tuvo momentos gratísimos en donde la palabra del Dr. Tabaré Regules dejó huellas imborrables.

En el primer año de este ejercicio falleció el Dr. Carlos Romay, quien fuera fundador del Club, su primer Presidente provisorio y luego Presiente de la primera Comisión Directiva que se eligiera.
En Julio de 1945 asume la presidencia de la Institución el Sr. Enrique Giordano, desempeñado tan alto cargo hasta Junio de 1947. este ejercicio se caracterizó por una conducción austera, dadas las dificultades que se vivían en el país como consecuencia del conflicto mundial. Aún así se mantuvieron en toda su vigencia todas las actividades, y con el esfuerzo directriz, se logró incluso, recuperar gran número de socios.

Luego hubo un corto período, desde Julio de 1947 a Enero de 1948, en el que ejerciera la presidencia el Sr. Arturo L. Michel, y que por razones de salud abandonara la misma. Ante renuncia colectiva de todos los miembros se convocó a Asamblea General a fin de elegir nuevas autoridades, las que asumieron sus funciones en el mismo mes (Enero de 1948), siendo electo nuevamente el Sr. Manuel Güelfi, desempeñando el cargo de Presidente hasta Junio de 1951.
En este ejercicio falleció quien fuera un distinguido dirigente y Secretario General, el Sr. Lucas Rodríguez Blanco.
Como detalle anecdótico se realizó un festival de ciclismo prestigiado por la Federación Uruguaya de Ciclismo para menores y mayores, alcanzando el triunfo respectivamente nuestros consocios Sres. Raúl Tringolo y Julio Fábregas.
Debemos resaltar el auge que alcanzaron los Juegos de Salón bajo la conducción del distinguido asociado Ing. Enrique R. Penadés. Asimismo los torneos internos de Bochas alcanzaron en las canchas descubiertas gran relieve.

En Julio de 1955 fue electo el Esc. José V. Longo, quien ya se había desempeñado brillantemente en anteriores directivas como Secretario General del Club en varias oportunidades. En este ejercicio el mantenimiento y  conservación de las obras realizadas fue primordial preocupación de la Comisión Directiva, sin perjuicio de que se construyó un campo de deportes para menores y se inauguró la ampliación del Salón de Fiestas del Edificio Social y del Salón de Juegos de la Cancha de Bochas. En este ejercicio comenzaron las gestiones ante la Intendencia Municipal de Montevideo para la construcción del Gimnasio, Cancha de Pelota y Piscina de Natación, planificadas por nuestro consocio el Arq. Gonzalo Rodríguez Orozco.
Hubo que lamentar en este período el fallecimiento del Sr. Enrique Giordano y del Sr. Boragno, quienes brindaron gran parte de sus vidas al progreso y engrandecimiento del club.

Usted está aquí: Inicio El Club Reseña Histórica
logo mp tb logo semm tb logo salus tb logo direct tb logo itau tb logo adidas tb logo-Sancor-Seguros